3 consejos para responder a las críticas

Las críticas son inevitables. En ciertos momentos, todos enfrentaremos el análisis o la reprensión de otra persona por nuestra conducta. El mejor tipo de crítica proviene de los amigos, de aquellos que nos conocen y nos aman al máximo. «Más vale ser reprendido con franqueza que ser amado en secreto. Más confiable es el amigo que hiere que el enemigo que besa» (Proverbios 27:5-6). En su librito True Friendship, Vaughan Roberts ofrece tres consejos para responder a las críticas, y especialmente este tipo de crítica: la que llega en el contexto de la amistad, del hierro afilando el hierro.

Become a Patron

Espérala

Deberíamos esperar la crítica. Deberíamos esperar la crítica porque somos pecadores, estamos muy lejos de la santidad que Dios exige y muy lejos de la santidad que deseamos. Como mínimo, debemos sorprendernos de que recibamos tan poca crítica. También deberíamos esperar la crítica porque las amistades —especialmente las amistades cercanas— invitan a ella. La crítica puede surgir de un espíritu negativo, pero también puede surgir del amor. Nuestros mejores amigos deben tener una invitación abierta a ofrecer críticas a nuestra vida. ¿No hay nadie en tu vida que te ofrezca comentarios críticos? Entones puede ser que hayas ahuyentado a tus amigos respondiendo mal y con orgullo en el pasado. Espera que te critiquen de tanto en tanto, y deja a tus amigos la invitación abierta a hacerlo.

Examínala

Cuando recibimos críticas, y especialmente cuando esa crítica lastima o parece excesiva, necesitamos examinarla para ver si es cierta. Puede que nuestros amigos tengan una perspectiva deficiente, pero puede ser que ellos tengan una mejor perspectiva que la nuestra. George Orwell tenía razón cuando dijo: «Ver lo que hay delante de nuestra nariz requiere una constante lucha». La humildad admite que otros pueden ver lo que nosotros no podemos o no queremos ver. Roberts dice: «Debemos resistir la instintiva tentación de defendernos o atacar la crítica, y más bien considerar si hay verdad en lo que se nos dice». Examina en oración esa crítica para ver si es verdadera y justa.

Sopórtala

Habrá ocasiones cuando la crítica será dolorosa pero cierta. En tales momentos, necesitaremos soportar esa crítica en tanto que respondemos a ella haciendo cambios en nuestra vida. Hay ocasiones cuando la crítica lastimará porque llegamos a creer que la crítica es injusta. En cualquier caso, debemos evitar responder del mismo modo o atacando a quien nos critica. Debemos resistir la tentación chismear acerca de esa persona o dañar la amistad. Mucho mejor que eso, debemos soportar la crítica tal como Cristo Jesús soportó pacientemente todas las críticas que lanzaron sobre él. Como siempre, como en todo, él es nuestro modelo.