¿Eres adicto a tu teléfono? (Haz un test para descubrirlo)

Compulsivo adj.: «Que resulta de, o relacionado con, un impulso irresistible, especialmente uno que es contrario al deseo consciente». Últimamente he estado pensando en la compulsión, especialmente en relación con uno de los aparatos más increíbles que se hayan hecho: el teléfono inteligente. Un poco de autoanálisis demuestra que la manera en que uso mi teléfono bordea la compulsión y, de hecho, puede calificar plenamente como tal. Y a partir de lo que he observado, sospecho que tú puedes recibir el mismo diagnóstico. Siempre me estoy preguntando: ¿soy yo el que manda este teléfono, o el teléfono me manda a mí? ¿Quién fija los términos de la relación? ¿Quién de nosotros hace las exigencias y quién cede a ellas?

Become a Patron

Hace varios años, el Dr. David Greenfield fundó el Centro para la Adicción a Internet y la Tecnología, y presentó un Test para la Compulsión del Teléfono. Su objetivo era llamar nuestra atención hacia la manera en que nuestra vida puede verse dominada por nuestros aparatos. Me ha parecido tanto útil como alarmante. También lo he adaptado un poco para que apele a las inquietudes específicas de los cristianos. Desarrolla cada pregunta, y responde «sí» o «no», y cuenta el número de veces que respondes «sí».

  1. ¿Descubres a menudo que pasas más tiempo en el teléfono de lo que te das cuenta?
  2. ¿Encuentras que pasas más tiempo enviando mensajes, publicaciones o correos en lugar de hablar personalmente con la gente?
  3. Cuando estás aburrido o no tienes nada más que hacer, ¿te encuentras buscando tu teléfono inconscientemente?
  4. ¿Ha estado aumentando la cantidad de tiempo que pasas en tu teléfono?
  5. ¿Desearías poder estar un poco menos involucrado con tu teléfono?
  6. ¿Duermes regularmente con tu teléfono (encendido) bajo tu almohada o cerca de tu cama?
  7. ¿Te encuentras mirando o respondiendo mensajes, publicaciones o correos a cualquier hora del día o la noche, aun cuando signifique interrumpir otras cosas que estás haciendo?
  8. ¿Envías mensajes, correos, publicaciones, o navegas mientras conduces o realizas actividades similares que requieren que estés atento y concentrado?
  9. ¿Envías mensajes, correos, publicaciones, o navegas mientras caminas?
  10. ¿Sientes que tu uso del teléfono a veces disminuye tu productividad?
  11. Las notificaciones de tu teléfono, ¿interrumpen a veces tu atención durante tu devocional personal, familiar, o el servicio en la iglesia?
  12. ¿Te sientes incómodo cuando accidentalmente dejas el teléfono en el coche o en casa, no hay señal, o el teléfono se descompone?
  13. ¿Usas el teléfono mientras comes con los demás?
  14. Cuando suena el tono de llamada o mensaje de tu teléfono, ¿sientes una intensa urgencia por contestar inmediatamente la notificación (para revisar mensajes, publicaciones, correos, actualizaciones, etc.)?
  15. ¿Te encuentras revisando tu teléfono distraídamente muchas veces al día, aun cuando sabes que probablemente no hay nada nuevo o importante que ver?

Según el Dr. Greenfield, el sistema de puntaje es algo así: si obtienes 1-2, probablemente estás muy bien (pero tal vez en realidad no tengas un teléfono inteligente). Si obtienes 3-4, te estás inclinando hacia la conducta compulsiva o problemática, y su tu puntaje es 5 o más, eso se vuelve casi una certeza. Si tu puntaje es 8 o más, probablemente tengas un apego bastante significativamente compulsivo a tu teléfono. Y yo intuyo que al menos la mitad de las personas que responden honestamente estas preguntas entran en esa categoría.

Así que, ¿qué hacemos al respecto? Ese es un tema para otro día. Pero por lo menos haz el test y reflexiona en oración sobre los resultados, luego quizá simplemente hazte esta pregunta: ¿te sientes bien con esto? ¿Es esto lo que quieres en tu relación con tu teléfono? O quizá esto: ¿tu teléfono te está ayudando a vivir la vida que quieres vivir, o de alguna forma la está estorbando?