¿Qué ocurre con el noviazgo cristiano?

¿Qué ocurre con el noviazgo cristiano? Únete mientras conversamos sobre algunas cuestiones comunes sobre el noviazgo cristiano y la pureza.

Become a Patron


 

Transcripción

¿Cómo deberían los cristianos encarar el noviazgo en nuestra cultura actual?

De alguna manera entre 1998 cuando me casé y hoy, han ocurrido todo tipo de cosas raras. Y de alguna manera el noviazgo que tiene al matrimonio como objetivo se volvió algo realmente muy difícil. Solía ser bastante fácil. Dos personas se mostraban interés recíproco, y de alguna manera comenzaban a ser amigos, y en algún punto hacías la
pregunta incómoda, organizabas una cita, y te dabas cuenta que tenías que hacer la pregunta, y tener esa conversación: «Eh, ¿somos novios?», ese tipo de cosas. Y simplemente ocurría. En algún momento del camino, y probablemente Josh Harris tenga algo que ver con esto, con su libro I Kissed Dating Goodbye, de alguna manera se volvió realmente muy complicado. Y luego el movimiento patriarcal llegó con esta idea de que debías cortejar a tu novia, y esa era la manera correcta de comenzar un noviazgo. Luego comenzamos a escuchar que se hablaba de «novtejo», un extraño híbrido de noviazgo y cortejo, y simplemente se volvió realmente muy difícil. Honestamente, no creo que tenga que ser tan
difícil. Creo que un varón y una mujer que son solteros pueden mostrarse interés mutuo, comenzar a hacer juntos algunas actividades informales, y al tiempo simplemente terminar teniendo esa conversación. ¿Estamos ya de novios? Realmente me gustas. ¿Podemos avanzar? Las cosas son más difíciles de lo necesario. Así que, como cristianos, creo que solo necesitamos desmenuzarlo y hacerlo simple otra vez. Debemos permitir que las personas tengan la libertad de conocerse mutuamente en contextos informales, luego avanzar hacia una relación de noviazgo, y de allí al matrimonio.

¿Cómo puede una pareja cristiana mantenerse en pureza durante el noviazgo?

Bueno, creo que debemos entender que el mayor deseo de Satanás es que una pareja tenga todo el sexo posible antes de casarse, y lo menos posible después de casarse, ¿no se así? Ese es su mayor deseo. Él desea que las parejas traigan todo tipo de cargas al matrimonio. Que hagan todo tipo de cosas lamentables, que acumulen todo tipo de cargas y luego tengan que lidiar con eso en el matrimonio. Y muchas parejas aseguran que ahora se arrepienten de lo que hicieron antes de estar casados porque las consecuencias realmente se acumulan. No es que Dios nos permite pecar y luego simplemente lo deja pasar. Con frecuencia traemos esas consecuencias al matrimonio y creo que a menudo esas consecuencias con las que lidiamos corresponden a las acciones que llevamos a cabo, los pecados que cometimos durante la etapa de noviazgo.

Entonces, ¿cómo evitamos cometer un pecado sexual? ¿Cómo nos mantenemos en pureza? Creo que un par de cosas entran en juego. Primero, encuentra una base bíblica para la pureza. Y muchas personas la encuentran en diferentes lugares. Creo que es útil ir a 1 Timoteo y ver allí el desglose de Pablo sobre tratar «a las ancianas, como a madres; a las jovencitas, con toda pureza, como a hermanas». Entonces esto nos ofrece este análisis: si ella no es tu esposa, entonces es tu hermana o tu madre. Y así hasta que estén realmente casados. Entonces ella se vuelve tu esposa y puedes tratarla como esposa, lo cual incluye, por supuesto, una relación sexual. Hasta esa etapa, debes tratarla como a tu madre, o tratarla como a una hermana. Y por supuesto, nunca cometerías ningún tipo de acto sexual con tu madre o tu hermana. Las tratarías con absoluta pureza. Entonces, usa esa base, y busca otras partes de la Escritura que establezcan el desafío. Y no asumas que serán la única pareja o la única persona que nunca deban luchar con este tema. Es el buen deseo de Dios que ese deseo sexual vaya en aumento durante tu relación guiándote hacia el matrimonio. De hecho, si no hubiera ningún deseo sexual es más preocupante que si lo hay. Así que tiene que haber un crecimiento de ese deseo, pero debe ser mantenido bajo control hasta que pueda ser consumado dentro de la relación matrimonial.

La comunidad es muy útil para recurrir a otras personas. Busquen una pareja de mayor edad, denles absoluta libertad para hacerles preguntas difíciles, y luego comprométanse entre ustedes a responder siempre con honestidad. Si saben que hay una pareja a la que aman y respetan, que vendrá y les preguntará: ¿cómo les está yendo? ¿Se están portando bien? ¿Están durmiendo juntos? Hacer esas preguntas directas puede ser tremendamente útil. Pueden recurrir a ellos, pedirles ayuda, pedirles que oren por ustedes.
Pero gran parte de la vida cristiana se reduce a esto. Yo deseo ser santo más de lo que deseo pecar. Entonces, ora que Dios te dé un profundo deseo de santidad, que quite el deseo de pecar.

Manténgase en sintonía para la segunda parte