Pregúntame cualquier cosa – Johannesburgo Sudafrica Las iglesias e internet

¿Qué problemas pueden causarle internet y las redes sociales a la iglesia?

Become a Patron

 

¿Qué problemas pueden causarle internet y las redes sociales a la iglesia?

Problemas para la iglesia con internet y redes sociales. Realmente creo que el factor de los chismes es enorme. Pienso que hay una excesiva dependencia. Una vez más, pienso que hay mucha comunicación que es mucho mejor cuando es cara a cara, pero parece tan conveniente y fácil realizarla en los medios, y entonces tendemos a tomar esa vía. Solo pensemos en todas las cosas en la vida que solíamos hacer cara a cara que ahora hacemos a través de los medios. Sí, solíamos tener que ir al banco y hablar con un banquero, ahora solo ponemos nuestra tarjeta en una máquina e ingresamos nuestro número y sacamos nuestro dinero, o simplemente lo hacemos por internet. Solíamos tener que hablar realmente cara a cara con las personas, ahora hacemos videollamadas, y muchas de estas cosas son geniales. ¿Qué es la pornografía, sino poner una pantalla entre nosotros y una pareja sexual? Así que ahora hay muchas cosas en la vida que hacemos a través de una pantalla, a través de un pequeño rectángulo brillante o una pantalla de computador más grande. Esto es lo que estamos haciendo.

No sé si las iglesias han pensado mucho sobre algunos costos y consecuencias de tomar el camino de la conveniencia y alejarse del factor social de estar juntos, compartir espacio. Una vez más, hay muchísimo que comunicamos al conversar, pero casi todo eso se pierde cuando nos comunicamos por Facebook o un correo, que es la razón por la que desarrollamos los emojis y otras cosas, ¿sí? Porque cuando alguien escribe una frase, yo no sé si la está gritando, si tiene un tono de voz sarcástico, no sé nada de eso, ¿verdad? Pero cuando hablamos cara a cara, uno percibe todo eso al escuchar el tono, al ver el lenguaje corporal, al ver el rostro. Nos comunicamos de una forma holística. Mientras más tendemos a las redes sociales, más de eso perdemos. Tratamos de compensar de otras formas, pero por ahora, es una forma de comunicación muy unidimensional.

Así que, cuando las iglesias tienden demasiado a eso, creo que se hieren los sentimientos, ocurren malentendidos, y también está el costo de toda esa información que está ahí. Los mensajes que uno envía. Nada de eso desaparece, ¿sí? Nada se borra. Todo está ahí en algún lugar. Pienso que tenemos un buen llamado a ser muy sabios, muy discretos en nuestra comunicación.